Personas anónimas que no han tenido ni el más mínimo reparo en regalar su propio reflejo a la “dimensión virtual”, deseosos de notoriedad o de un cierto placer por ignorar el verdadero objetivo de que una pegatina anónima invite a subir sus rostros, como personas que llegaron a desarrollar un cierto temor de que los espejos se convirtieran en cazadores de reflejos, de “sus” reflejos y no supieran bien que iban a hacer con sus rostros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s