Personas anónimas que no han tenido ni el más mínimo reparo en regalar su propio reflejo a la “dimensión virtual”, deseosos de notoriedad o de un cierto placer por ignorar el verdadero objetivo de que una pegatina anónima invite a subir sus rostros, como personas que llegaron a desarrollar un cierto temor de que los espejos se convirtieran en cazadores de reflejos, de “sus” reflejos y no supieran bien que iban a hacer con sus rostros…

MVI_1873 ju

Dependiendo del contexto dónde se realizaba la acción, las imágenes en las redes sociales duraban más tiempo o menos.

#bewatermarkmyfriend

Laura Navarro - #bewatermarkmyfriend

Lo que más me ha interesado de este proyecto y que he buscado a conciencia, han sido las reacciones de las personas anónimas que inconscientemente se han prestado a ser partícipes de un proyecto sobre la apropiación de los reflejos ajenos, y que la respuesta a éste experimento ha sido muy variada pero igualmente cautivadora.